Cruce de Arafo – La Caldera GR-131 (SAT-4)

La excursión recorre parte del sendero GR-131 (integrado en el E7 europeo). Transcurre al principio por un antiguo camino forestal para alcanzar la parte alta de La Orotava (Aguamansa). En este punto se instaló la primera hidroeléctrica de Canarias, la que dotó de luz a La Orotava aprovechando el caudal de agua que manaba aquí.

Narices del Teide – Sámara (FRI-4)

Del ocaso, al cielo. Esta es una ruta de poco desnivel dirigida a todos los públicos y muy recomendable para empaparse de la flora y fauna más distintivas del Parque Nacional del Teide. Vas a ver aves como el alcaudón (ligeros pajarillos que se pirran por los insectos) y escarabajos como la pimelia (chiquititos, negros y barrigones).

Montañeta – Chinyero – Santiago del Teide (FRI-3)

Esta caminata cruza una de las áreas de vulcanismo más reciente de la isla. Pisaremos las cenizas del Volcán de Chinyero, el último que entró en erupción en Tenerife, en 1909, y ya se ven los primeros signos de vida renaciendo entre la lava como un milagro. El camino nos mostrará, entre pinos y por suelo de negro picón, las recientes coladas de lava. Este Volcán está situado dentro de la Reserva Natural Especial El Chinyero y con una bonita y cercana panorámica de El Teide y Pico Viejo.

El Palmar – Talavera – Los Silos (SAT-3)

Aquí se mezclan paisajes agrarios y variopintas formaciones vegetales de cardones, tabaibas, fayales y brezos. Las vistas a toda Isla Baja merecen la pena y justifican, solo por eso, la de por sí gratísima excursión.

Cruz del Carmen – Tegueste (SAT-3)

Gran parte de esta ruta transcurre bajo las sombras de los árboles. Sin embargo, lo que hoy parece un frondoso y antiguo bosque, en algunos puntos de esta ruta, hace apenas 40 años, existían zonas montañosas de matorral en la que se alternaban pequeños gurpos de árboles con áreas totalmente despobladas.

Afur – Taganana (THU-3)

Caseríos perdidos y un vino riquísimo. Antes de nada, hay que fijarse bien en los morrocotudos acantilados. Luego se comienza el recorrido con otro espíritu, más mundano.

Narices del Teide – Sámara, diurno (SAT-1)

Entre cobrizos, verdes y amarillos. Esta es una ruta de poco desnivel dirigida a todos los públicos y muy recomendable para empaparse de la flora y fauna más distintivas del Parque Nacional del Teide. Vas a ver aves como el alcaudón (ligeros pajarillos que se pirran por los insectos) y escarabajos como la pimelia (chiquititos, negros y barrigones).

Baracan – Teno Alto – Punta de Teno (THU-2)

Desde este lugar se accede directamente a la Punta de Teno, la zona más noroccidental de la Isla de Tenerife, enclavada en el Parque Rural de Teno y desde donde se divisa una espectacular serie de panorámicas de la península, la costa y el faro.

Benijo – El Draguillo – Chamorga – Roque Bermejo (FRI-1)

Esta ruta comienza en la playa de Benijo, una playa consentida por las cientos de fotografías que le toman cada día. Es que es todo: los roques sombríos que resurgen en el agua a pocos metros de la orilla, la arena negra, el oleaje espumoso, las puestas de sol…¡es que es mucho!

Malpaís de Güímar (WED-3)

Un paisaje de otro mundo. Al Malpaís de Güímar hay que venir preparado para enfrentarse a un espectáculo natural sublime. Este cachito de isla parece haber sido arrancado de otro mundo y puesto aquí sin anestesia.

Erjos – Cruz de Gala – Cumbres de Bolico – Masca (WED-2)

En el transcurso de la ruta, podemos contemplar varios ecosistemas muy importantes en canarias, como el pinar canario, la laurisilva, y zonas de tabaibales. Pasando por puntos donde antaño se realizaban los trueques, eras donde se trillaba el trigo hace más de un siglo o lugares de pastoreo.

Montaña Blanca – Refugio Altavista (WED-1)

Hasta el mismísimo pico. Es el más popular de los senderos del Parque Nacional del Teide, el que lleva hasta el pico del volcán, a 3.718 metros de altitud. La excursión comienza a las tres de la tarde y concluye al día siguiente a mediodía.